¿Cuántas horas debería dormir?

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
ucc_seo_noticias7
ucc_seo_noticias7
Las horas de sueño en los niños son muy importantes, ya que los beneficia físicamente, mentalmente y emocionalmente teniendo las horas adecuadas.

Es por esto, que la Academia Americana de Pediatría de Estados Unidos ofrece una guía para el tiempo sugerido de horas de sueño para niños: 

  • En los primeros dos años de vida, de 11 a 14 horas diarias;
  • Entre los 3 y los 5 años, de 10 a 13 horas;
  • Entre los 6 y los 12 años, de 9 a 12 horas diarias
  • Entre los 13 y los 18, de 8 a 10 horas.

 

En la actualidad los niños no duermen las horas necesarias, el Instituto del Sueño afirma que en un 60% de niños tienen falta de sueño, como también, condiciones como el sobrepeso que también afectan el desarrollo infantil, el desarrollo escolar, la conducta y el rendimiento. Al momento de no contar con las horas correspondientes de sueño, podemos encontrar un niño mucho más disperso, con menos interés en el aprendizaje, irritable y puede presentar dificultades al relacionarse con los demás, pudiendo ser un posible diagnóstico de TDAH (Trastorno por déficit de atención con hiperactividad)

¿Cómo podemos fomentar los buenos hábitos de sueño? 

Lo principal que se debe realizar es poner horario para acostarse y levantarse, hacerlo parte del día a día hasta que se haga un hábito, también es importante apagar las pantallas, ya sea de telefono, computadores, como mínimo media hora antes de ir a dormir y que los niños no tengan acceso a estos en sus dormitorios, los aparatos tecnológicos pueden ser sustituidos antes de dormir por cuentos, canciones y momentos padre e hijos. Una medida que puede ayudar a los niños a complacer el sueño es tener luces innecesarias  así evitar focos de luz en los ojos, favoreciendo la secreción de melatonina, una sustancia que libera el cerebro y que fomenta el sueño. Y por último, que el día no termine sin que los niños hayan jugado, hayan realizado actividades físicas ya que esto hace que “gasten” su energía y reconfortan el sueño.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp